A pesar de que la propaganda oficial mantiene que nuestro PIB ha superado las cifras anteriores a la crisis y, en consecuencia, ésta ha sido superada, las medidas que entonces se tomaron desde la Consejería de Educación (reducciones salariales, aumento de las horas de clase, reducción de los derechos en caso de enfermedad, incremento del número de alumnos en el aula, etc) siguen vigentes.

Este curso, la sorpresa ha sido la disminución de las horas dedicadas a la asignatura de Matemáticas. En un centro al que tenemos particular aprecio se han suprimido las horas dedicadas a refuerzos en ESO y a recuperación de asignaturas pendientes. También se han reducido las horas de Matemáticas en 4º de ESO y en 2º de bachillerato. En este último caso, la medida tiene además un carácter discriminatorio puesto que las horas se han recortado en el bachillerato español pero se han mantenido en los cursos de bachillerato internacional.

Por otra parte nos ha alegrado la noticia de que el Defensor del Pueblo está investigando los procedimientos de provisión de plazas en el Instituto San Mateo. Creemos que, salvo casos excepcionales, el principio de mérito y capacidad debe ser el único criterio admisible.

En fin, así están las cosas, qué le vamos a hacer.