Imprimir

En la Consejería de Educación de una Comunidad Autónoma se pretende reducir gastos y para ello se ha pensado en lo siguiente: por una parte se despedirá a un cierto número de trabajadores y por otra se aumentará la jornada laboral de los demás para que hagan el trabajo de los despedidos sin compensación económica alguna. Sin entrar en consideraciones éticas se pide:

  1. Si la jornada laboral se incrementa en un 10%, ¿cuál será el porcentaje de trabajadores despedidos?
  2. Si se pretende despedir a un 20% de los trabajadores, ¿en qué porcentaje deberá incrementarse la jornada laboral?
  3. En términos generales, si p es el incremento porcentual de la jornada laboral, ¿cuál es el porcentaje q de trabajadores que serán despedidos?

problema

La solución a la primera pregunta es que se podrá despedir a un 9,09% de los trabajadores. La de la segunda es que se necesita aumentar la jornada laboral en un 25% para poder despedir al 20% de los trabajadores. En general la relación entre ambos porcentajes es q=p/(1+p).

Queda sin resolver la cuestión fundamental, qué hacer con unos personajes que han derrochado el dinero de todos y ahora quieren hacer pagar a otros su propia incompetencia.